Articoli

El lìder ético y la ley de no juzgar

Asumir la responsabilidad de sí mismo, de sus decisiones, su empresa y su team es el primer e importante paso para llegar a ser un empresario/manager que triunfa y convertirse en un verdadero líder, en vez de simple jefe.

En esta óptica responsable, hay una especie de elección mutua: el empresario o manager que elige ser un líder  y el team que lo elige a él como guía y cuenta con su apoyo. No hay imposición, sino aceptación. Y para garantizar que este proceso se produzca de forma natural y no forzada, y que el equilibrio y la productividad sean de larga duración, es necesario ser determinantes en la aplicación de una de las reglas de oro de la ética de la responsabilidad del buen líder: No juzgar .

Puede resultar paradójico decir que un líder  que a causa de su trabajo toma decisiones constantemente, deba  eliminar de su vocabulario la palabra "juicio", y sin embargo es un paso crítico, una sutileza que distingue a los grandes de los mediocres: no juzgar, sino simplemente evaluar.

En el juicio se esconde una dosis de soberbia. Cuando juzgamos, introducimos  un componente negativo de la evaluacion, ue se convierte en destructivo a largo plazo. Ser juzgado hace sentir incómodo porque toca nuestra esfera personal e íntima, nuestro ser; mientras que ser considerado y evaluado en base  a ciertos parámetros, en ciertos contextos, es  natural  e inevitable en un proceso laboral. Ningún gerente de recursos humanos asumiría un candidato sin antes evaluarlo, y ningún candidato espera que eso suceda; pero si en su evaluación el responsable añade su "juicio" significa que ha cruzado la línea personal y que ha tocado la persona en su ser, mientras que para el papel requerido en la empresa, sea el que sea, es unicamente necesario tener en cuenta  sus características, su modo de actuar y trabajar.

Nadie es bueno o malo en absoluto, puede ser adecuado o inadecuado para una tarea, un papel, en un determinado contexto, puede cometer errores de funcionamiento, puede hacer algo de manera incorrecta... pero estos errores laborales no lo haràn mejor o peor como persona.

¿Consigo expresar este punto de vista? Entiendo que, para algunos, esta distinción entre la evaluación y el juicio puede parecer poco importante, un refinamiento, pero estos son los matices que hacen la diferencia!

Las palabras, los pensamientos y  las actitudes que tenemos, son los que crean nuestra realidad. Nuestras creencias determinan nuestras decisiones, por lo que trazan nuestro camino. Si tienes bien clara esta distinción y vives  tu papel  de líder en base a la "Ley del no-juicio" te daràs cuenta que no es una tontería.

La gente está energéticamente atraída por las personas que les hacen sentir bien, prefieren trabajar con quien les ayudan y no con aquellos que los juzgan. ¡Simple!

¿Cómo saber si estas actuando siguiendo esta regla? Observa  honestamente tu modo de evaluar y cómo reacciona tu personal, que es el espejo de tu manera de ser líder: si los empleados tienden a justificar cada una de sus acciones, sobre todo cuando cometen errores, significa que se sienten juzgados y no asumen su responsabilidad. Si en cambio son proactivos, comunican de forma natural lo que hacen, y si cometen errores operativos, tienden a entrar en acción para resolverlos en lugar de quejarse ... entonces puedes estar seguro de que dispones de un equipo responsable, capitaneado por un líder ético , destinado a vencer!

Ana M. Alvarez

 

texto original http://www.studiobertoldieassociati.it/blog-e-commenti.html

Condividi su:

CookiesAccept

NOTA! Questo sito utilizza i cookie e tecnologie simili.

Se continui a navigare accetti. Per saperne di piu'

Approvo